¿Síntomas que persisten sin solución?

Se estima que millones de personas tienen desórdenes de la glándula tiroides, pero más de la mitad no sabe que sufre de eso.


Los problemas de tiroides son diagnosticados erróneamente o son descartados por error —al basarse únicamente en los resultados de análisis de laboratorio— y los afectados siguen buscando soluciones donde no corresponde.


 

Esto ocasiona que quien sufre de esto retrase su mejoría al continuar sin atender la causa del problema, que además para cada caso es diferente y requiere de un estudio detallado más el acompañamiento y asesoría profesional. 

La buena noticia es que puede tratarse de modo natural, sin fármacos, tanto los casos clínicos como subclínicos, e incluso los casos que ya están avanzados y requieren medicación necesitan que el tratamiento con fármacos sea acompañado de un plan nutricional personalizado y estrategias naturales adecuadas al caso para dar los resultados óptimos. 
 

 

Déficit de nutrientes es una epidemia

Son varios los nutrientes cruciales para la salud de la tiroides; especialmente hoy en día casi epidémico sufrir déficit de los mismos. Las personas generalmente no los toman de los alimentos como debería ser como es el caso del yodo y el selenio (no que estos sean todos los nutrientes necesarios o que no se ingieren, es solo un ejemplo).

Muchos practicantes en salud ignoran el hecho que el bromo en las harinas y productos de panadería y el flúor en el agua y en la sal hacen imposible para la tiroides tomar de los alimentos un nutriente esencial para el buen funcionamiento de la tiroides como el yodo. Adicionalmente desconocen el hecho que el consumo diario y excesivo de yodo en forma de suplemento puede incrementar la respuesta de ataque autoinmune en la tiroides.

Hay varios alimentos que son nocivos en pocas cantidades para unos y en exceso para todos por la cantidad de toxinas que contienen, como por ejemplo es el caso de los bociógenos en muchos vegetales saludables o en procesados que venden como saludables. Un ejemplo de esto es la leche de almendras. Por eso, mientras toda cuenta de salud y fitness recomienda el consumo de leche de almendras como un alimento de alto valor nutricional, yo —como profesional que sí se ha preparado y habla con responsabilidad y propiedad— vengo alertando desde hace 4 años ya que la leche de almendras no es para todos los días ni para reemplazar leche ni para consumirla como parte de una alimentación con miras a nutrirse o equilibrarse. Quienes asisten a mis conferencias y talleres quedan sorprendidísimos cuando explico esto. 

Adicionalmente muchos de los hábitos modernos que se creen inofensivos o parte de la vida normal, ponen en riesgo la absorción de nutrientes cruciales para la tiroides y menoscaban su función.

 Muchas personas coadyuvan a empeorar la condición de la tiroides al consumir sal yodada por recomendación de médicos desactualizados. Es preferible evitar la sal de mesa refinada y optar por sal rosada del Himalaya (la compro en grano y la muelo en casa así evito agentes antihumedad o rellenos) o sal marina pura sin refinar.

Muchas personas coadyuvan a empeorar la condición de la tiroides al consumir sal yodada por recomendación de médicos desactualizados. Es preferible evitar la sal de mesa refinada y optar por sal rosada del Himalaya (la compro en grano y la muelo en casa así evito agentes antihumedad o rellenos) o sal marina pura sin refinar.

 

Intolerancias

Y para empeorar todo —aunque hay muchos aspectos a considerar pero solo mencionaré algunos de los principales por espacio— tenemos las intolerancias (respuesta IgG) que casi todos los humanos presentan hoy en día hacia diversos alimentos (incluso muy naturales, orgánicos y saludables). Estas intolerancias afectan directamente el funcionamiento de la glándula tiroides y la inflaman.

Otra de las fallas en los clientes y pacientes es pensar que el test de intolerancias es o solo dice lo que dice: reacción positiva, negativa, alta, media, baja. Un test de intolerancias debe ser debidamente interpretado, relacionado y tomado en cuenta con de modo integral con el paciente y la mayoría de los tests no son confiables, de hecho solo hay dos específicamente aceptados en cierto grado por la ciencia y los médicos siempre que sean interpretados y relacionados correctamente y no solo con lo que indican los resultados; en nuestro país la mayoría no sirven. Los test de cabello no sirven ni dan buen margen de acierto. Para saber esto basta un mínimo de preparación y estar al día, sin embargo está de moda recetar y vender estos test asegurando respuestas. Increíble. 

Las interpretaciones que entregan los laboratorios no son adecuadas pues ellos no se especializan en nutrición o coaching, solo en toma de muestras y realizar el análisis de la mismas, entonces, ¿cómo pueden hacer recomendaciones tan absurdas como que si un alimento causa intolerancia baja se rote? Increíble algo tan absurdo para el sentido común. 

 

análisis de laboratorio no pueden ser la única fuente de determinación

Pero lo más crítico en este tema y que nadie en el medio lo toma en cuenta ni lo menciona es que la mayor cantidad de personas sufren de problemas de tiroides subclínica, es decir, no aparece el problema en los indicadores en los análisis de laboratorio. Este conocimiento que aplico y uso con mis pacientes y clientes desde hace años me ha permitido lograr cambios positivos para quienes se les hacía imposible aun teniendo diagnóstico médico de que todo estaba bien. 

 

La existencia de este problema y que permanezca escondido y no sea tomado en cuenta por profesionales se debe a varios factores, principalmente a que los rangos que usan los laboratorios están hace años obsoletos y que los profesionales no los relacionan ni hacen una evaluación integral del caso. Así de crudo y triste.

 

Entonces hay millones de personas que ya están sufirendo de los síntomas y un mal funcionamiento de la tiroides pero no son diagnosticados y siguen buscando las soluciones donde no corresponde. Para atender estos problemas hay que tomar en cuenta el contexto de la persona, adicional a los resultados clínicos, los síntomas, la edad, entre otras variables.

 

síntomas

El hipotiroidismo comprende un amplísimo rango de síntomas debido a que las hormonas de la tiroides afectan esencialmente a cada célula de nuestro cuerpo y son particularmente responsables de nuestro metabolismo. 

 

Algunos de los síntomas de un pobre o mal funcionamiento de la tiroides son:

 

—Cansancio y agotamiento.

—Depresión y tristeza sin motivo o desproporcionada.

—Aumento de peso.

—Dificultad para bajar de peso inlcuso sometiéndose a dietas o comiendo saludable.

—Caída de cabello, uñas débiles, resequedad en piel.

—Problemas cognitivos, de concentración o memoria.

—Lentitud de pensamiento o respuesta.

—Manos o pies fríos.

—Sensibilidad o intolerancia al frío o sentir frío cuando el resto no lo siente.

—Estreñimiento.

—Falta de libido.

 

Sufrir de malfuncionamiento de la tiroides además implica riesgos para otras fuciones y problemas de alta complejidad y severidad como SIBO y, como si estos síntomas no fueran suficientes, el hipotiroidismo está clínicamente asociado a un incremento en el riesgo cardiovascular.

CUIDADO: NO SE REPARA LA FUNCIÓN DE LA TIROIDES CONSUMIENDO ADAPTÓGENOS COMO MACA, ASHWAGHANDA, ENTRE OTROS AUNQUE EL GURÚ DE TURNO TE LO DIGA.

Por todo esto es de suma importancia reconocer y determinar si se está sufriendo de disfunción de la tiroides y el potencial de que se esté formando este problema o esté mal diagnosticado e iniciar un tratamiento apropiado antes de que empeore y sea inminente el uso de fármacos.

 

Una tirodes sana es primordial para evitar envejecimiento prematuro, por dentro y por fuera. Un organismo más fuerte y no envejecido hace frente a las adversidades y enfermedades de mejor modo, enferma menos y se recupera más rápido. Un organismo que no envejece de modo prematuro luce bien.


Cualquier estrategia, medida, consejo o hábito realizado sin un plan adecuado simplemente es estrategia incompleta que hará perder tiempo y dinero.


El único punto a favor de que este problema cuando es subclínico no sea atendido por médicos es que se evita la medicación innecesaria (cuando es el caso) porque, ¿sabían que la disfunción de tiroides clínica o subclínica puede regularse y restaurar el equilibrio de sus funciones con un plan nutricional, de hábitos y entrenamiento personalizado en tan rápido como 3-6 meses dependiendo del caso?

Un beso grande y concéntrense en ejecutar todo lo que los acerque a sus metas sin excusas. 

 


Porque el verdadero poder está en la ejecución. 


 

Un beso grande, 

daryanaah